La Economía Circular es un modelo económico que busca transformar los patrones de producción tradicionales al igual que el consumo de la sociedad con el fin de lograr un sistema productivo sustentable. Mediante la re-utilización de bienes que hoy se consideran residuos, persigue un uso más eficiente de los recursos: convierte los residuos en materias primas que ingresan al sistema productivo para cerrar el ciclo de vida de los bienes, alargando su utilidad y permitiendo una reducción de los residuos.

La transición hacia esta Economía permite el incremento de la propia competitividad y sostenibilidad, construyendo un sistema económico más resiliente y adaptable a la escasez de recursos y la volatilidad financiera. Este modelo permite impulsar la innovación y la eficiencia empresarial, cambiando los patrones de producción y consumo.

Además, permite la creación de puestos de trabajo, favoreciendo así el crecimiento económico y el bienestar de todos los niveles, fortaleciendo la integración social. Así mismo, permite limitar los daños irreversibles en el clima y la biodiversidad, al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Economía Circular presenta una gran oportunidad de revolución industrial que impacta significativamente en la consecución de los ODS: Objetivos de Desarrollo Sostenible determinados por la ONU.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.